VIII BTT Sierra Alta de Bronchales

MIS RUTAS WIKILOC GPSIA BIKEMAP

PERFIL

CRÓNICA

1 vote

17 de julio de 2016, tercera participación consecutiva de Garbici en la marcha BTT Sierra Alta que se celebra de forma anual en Bronchales. Al final, por unas cosas o por otras (lesiones, bajas formas, miedos…) nos quedamos solo dos como representantes, Cente y un servidor, Paco.

A las 7:00 quedamos en la plaza de Alustante para cargar las bicis y acercarnos hasta la vecina población turolense de Bronchales. Nosotros no habíamos participado en la prueba celebrada el día anterior en Orihuela y por tanto teníamos que recoger el dorsal. Este año la salida se hacia desde el camping Las Corralizas y después de recoger los dorsales, un rato de espera y realizar los diferentes preparativos se dio la salida de la prueba a las 9:00.
Otros años, tras pasar por el camping, se bajaba a Bronchales por senda. Este año, al ser la salida se optó para evitar tapones por bajar por la carretera. Ello hizo coger mucha velocidad que hizo que nos separáramos Cente y yo. Nada más comenzar la ascensión al Cerro de la Laguna nos volvimos a juntar hasta llegar a la primera senda de la mañana. Me deja pasar delante y me lanzo hacia abajo. Le saco una ligera ventaja que enseguida me recupera en la siguiente subida.
Llegamos a la senda de la Pasión, y como en todas las senda Cente me cede el paso. Consigo hace la senda completa hasta Noguera sin ningún tapón ni tener que echar pie al suelo en ningún punto. Cente se para antes de entrar al pueblo lo que le hace perder tiempo al tener que dejar paso a biker que llevaba por detrás. Eso me permite parar en el avituallamiento mientras lo espero y reponer algo de fuerzas.
La subida a los Maquis la hacemos juntos, acompañados de un biker del MTB Bronchales. Cente no aprieta demasiado en la subida y consigo seguir su ritmo, sobre todo al final llegando a la senda de Laura que es cuando yo más justo iba. No fue una subida exigente, pero si que se hizo larga.
De nuevo me pongo por delante en la senda de Laura, novedad este 2016. En general una senda bastante asequible a través de una frondosa pinada aunque con algún tramo de bastante pendiente. En uno de ellos estoy a punto de salir por encima del manillar aunque controlo la bici y no caigo. No tuvo la misma suerte Cente que acabó en el suelo aunque yo iba por delante y no me percaté. Un tramo de pista rota nos volvió a dejar en el recorrido de 2015 dirección a Sierra Alta. Nos reagrupamos de nuevo, paramos a cargar agua y continuamos con la marcha.
Nos acercamos al primer infierno de la mañana, la subida a Sierra Alta, tras circular por una pista ancha y en muy buenas condiciones giramos a la izquierda y nos encontramos con la pared. Tiramos de todo el desarrollo que tenemos y hacia arriba. Poco a poco voy perdiendo el contacto de Cente y me quedo unos metros por detrás. El biker de Bronchales que nos acompañaba se coloca a mi rueda pero tras un tramo largo aguantando decide poner pie a tierra. Yo continúo, sigo teniendo a Cente a la vista, pero no consigo seguir su marcha. Antes de llegar a la cima Cente baja de la bici, lo mismo hago yo en el mismo punto, menudo rampón.
Lo siguiente que nos encontramos es una senda larga que sale desde la misma cima. Cente me espera unos segundos y me deja pasar delante. Hacemos a pie los primero 10 metros de la senda y después continuamos sobre la bici. Yo me tiro en tromba hacia abajo, se me ponen varios biker por detrás presionando así que acelero. No se donde está Cente, pero no puedo girarme.
Llego a un tramo de subida antes de Camping, lo hago con bastante tranquilidad esperando la llegada de Cente por detrás pero no viene así que continúo por la senda del Camping hacia Bronchales. Por delante tengo un tramo de pisteo picando hacia arriba que me tomo con bastante tranquilidad y aprovecho para beber y tomar algún gel. Me adelantan algunos biker pero no intento seguirlos esperanto a que Cente aparezca. Ya me empieza a extrañar la cosa.
Bajo hacia el barranco de la Tejeda donde me encuentro con el segundo infierno. Rampón impresionante con una pista rota llena de raíces. A mitad de subida, y en vistas de que no viene Cente aprovecho para hacer un pequeño parón y tomar aire. Las pulsaciones se habían disparado. Sigue sin venir, es extraño, así que continúo la marcha.
Cuando estoy coronando ya lo veo aparecer por detrás y tras la larga y rápida bajada por pista hacia Orihuela nos volvemos a reagrupar. Ahí me comenta que a la llegada a Bronchales él había continuado siguiendo el recorrido del año anterior llegando hasta la fuente donde unos chavales le avisaron de que por ahí no era el recorrido.
Llegamos al avituallamiento de la residencia, ultima oportunidad para reponer fuerzas, que ya van muy justas. Hacemos un pequeño parón y continuamos la marcha, tenemos por delante una larguísima subida al Tremedal. Tras el terrorífico rampón inicial a la salida de la Residencia, el terreno suaviza lo que me permite ir a rueda de Cente. Sin embargo, a medida que nos vamos acercando al Tremedal la pendiente se haciendo poco a poco más pronunciada, lo que me hace perder unos metros su rueda. Me cojo a rueda de otro biker y de esa forma llego hasta el cruce de la carretera donde esperaba Cente tras sacarme unos cuantos segundos.
Juntos de nuevo continuamos la marcha, todavía queda un tramo engorroso, en el que piensas que ya has acabado de subir pero todavía te encuentras con un último repecho. De nuevo en los tramos en los que la pendiente se vuelve positiva voy perdiendo la rueda de Cente aunque por suerte nunca llego a perderlo de vista. La bajada la hacemos mas reagrupados, todavía nos quedaba una última senda que como en todas las anteriores la hago yo en cabeza, se trata de una senda fácil y rápida y tras ella la última subida que nos conduciría hasta el camping.
Llego al comienzo de la subida, giro la vista hacia atrás y Cente no viene, es extraño, la senda no era tan larga como para sacarle tanto tiempo. Comienzo la ascensión muy despacio, girándome continuamente hacia atrás, para lo poco que queda me sabía mal no llegar juntos. Antes de terminar la subida lo veo aparecer. De nuevo había acabado por los suelos en uno de los saltos de la última senda. Me adelanta y todavía le quedan ganas de apretarme en los últimos metros de subida.
Tras coronar este último repecho una senda llana nos dejaría a los dos juntos en meta tras unas 4 horas de pedalear por espectaculares parajes. Lo curioso es que Cente clavó su tiempo del año pasado aunque hay que tener en cuenta que la inclusión de la senda de Laura ha endurecido ligeramente el recorrido respecto al año anterior. Esos si, lo hace todavía más espectacular, así que al año que viene más. A ver si recuperamos efectivos.

 

RUTA



Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: