Penyes Blanques y Cerro de la Plata

Esta ruta aunque no era en un principio excesivamente dura suponía para mi un pequeño reto ya que las dos ascensiones que incluía se me habían atragantado la primera y única vez que las había subido. Todo hay que decirlo, cuando las subí era bastante más novato en esto de las MTB.

A las 7 de la mañana nos juntamos Sanchez, Alberto y yo, los de siempre ya que el resto parece que tenga miedo a juntarse con nosotros. Salimos dirección a el Tochar donde poco a poco comienza la ascensión a Penyes Blanques. Hasta llegar a la Font del Comte es camino estás asfaltado y la subida se hace bastante bien con el plato del medio. Una vez llega el camino de tierra ya fue necesario tirar de plato pequeño, sobre todo yo. Sanchez en este caso es una excepción, se lo debería de quitar y así aligeraría un poco la bici … para lo que lo usa …

Lo que hace dura a esta ascensión no es ni la pendiente ni la longitud, es el terreno. Hay que ir en todo momento en tensión para buscar la mejor trazada y conseguir salvar sus rampas del más del 15 % si que ningún hoyo o ninguna piedra te haga descabalgar.

Poco a poco fuimos subiendo, esta vez bastante agrupados, el mal terreno no le permite a Sanchez marcar diferencias y Alberto como es normal en el al principio de las rutas aguanta como puede a cola. Finalmente llegamos arriba sin poner pie, primer reto superado.

Desde arriba tomamos dirección a la Masía del Coronel pero antes de llegar nos desviamos a la izquierda hacia la Masía Nueva y de ahí a la “Olivera Morruda”. Todo este tramo transcurre por caminos con continuas subidas y bajadas. Finalmente bajamos hasta la vía Verde de Ojos Negros entre Soneja y Sot de Ferrer.

Tomamos la vía verde dirección Sagunto y después de un almuerzo a base de mosquitos nos desviamos hacia la derecha para hacer la segunda ascensión. Por esta cara del Cerro de la Plata todavía no había subido, pero si que había subido el pico previo donde unas rampas hormigonadas del 15 % se me atragantaron la primera vez. En este caso las subí con comodidad junto a Alberto y a pocos metros de Sanchez.

Después de una pequeña bajada realizamos la ascensión final al Cerro de la Plata. En este caso el pulsómetro me dio signos de cansancio y tuve que aminorar un poco la marcha descolgándome unos pocos metros de Sanchez y Alberto.

Desde la cima casi una continua bajada pasando por la Font del Pi o Algímia de Alfara entre otros lugares ya conocidos en estas rutas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: