La ruta del verano: Playa y horchata de Alboraya

15 de agosto de 2012. En plena ola de calor en España preparamos una ruta refrescante en la que sustituimos el típico almuerzo por por horchata y fartones y rodamos junto a la playa. Al final, nos juntamos Alberto, Catalín, Ximo, Javi, Vicent (un fichaje nuevo) y un servidor. Eso si, después de esperar unos 25 minutos a que Javi se despertara.
Por la antigua N234 salimos dirección a Gilet. Alberto parece que tenia prisa ya que empezó tirando y pronto nos puso a todos en fila india. Pasado Gilet también pasé yo a colaborar bastante en mantener un ritmo alto. Por el “Camí de Lliria” nos dirigimos hacia Puzól donde a la entrada del pueblo llevábamos una media cercana a los 30 km/h. Desde Puzol tomamos la antigua vía Xura, un carril bici que llega hasta Valencia. A partir de ese momento la cosa se tranquilizó un poco aunque el ritmo continuaba siendo bueno.
Siguiendo el carril bici llegamos hasta Alboraya, eran las 9:15 y ya estábamos en la puerta de la horchatería. Tuvimos que esperar un momento a que viniera el dueño a abrir y nos prepararan la mesa. Javi y Ximo se atrevieron con un litro, el resto nos conformamos con medio y entre todos dos docenas de fartones recién sacados del horno. Acabada la horchata salimos dirección al Carraixet. Si esperamos un poco más Ximo se arrea otro litro.
Por el Carraixet llegamos al paraje de “Els Peixets” junto a Port Saplaya. A partir de ese punto nos dirigimos hacia el Puerto de Sagunto siempre pegados lo máximo posible al mar. El ritmo no era el de antes pero seguía siendo bueno. En algunas zona llegábamos a tocar algo de dunas donde las ruedas se atascaban y era difícil mantenerse en pie.
Por la Marjal del Moro se nos unió otro biker que llevaba la misma dirección que nosotros. Pasamos Grau Vell y nos dirigimos hacia la zona portuaria donde tuvimos el imprevisto del día. La puerta del vallado estaba cerrada y era imposible acceder al Puerto de Sagunto a través de las instalaciones portuarias así que nos tocó dar marcha atrás y buscar una carretera que transcurría entre la central térmica y la antigua Sidmed.
Por fin llegamos a Puerto de Sagunto donde enseguida buscamos la cercanía del mar. Por el paseo marítimo llegamos a la desembocadura del Palancia, punto donde nos despedimos del mar y de su brisa. A partir de ahí remontamos tierra adentro. Después de despedir al agregado de la Marjal de Moro continuamos hacia Sagunto. Fue el tramo que peor lo pasamos. El calor apretaba y a la mayoría de nosotros le escaseaba el agua a una temperatura bebible.
Debido a ello hicimos una pequeña parada en Sagunto para hidratarse y continuar dirección a Estivella. Ya era un poco tarde y Alberto tenía algo de prisa por lo que para terminar la ruta decidimos hacerlo por Petrés por asfalto y abandonar la pista de tierra del río.
Finalmente antes de las 13:00 estábamos en casa después de una ruta prácticamente llana pero hecha a una media de 20 km/h que en combinación con el calor nos dejó algo fritos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: