La ruta de la horchata.

4 de agosto de 2013. Finalmente una serie de bajas de última hora hicieron que únicamente Albiach, Mena, Ximo, Serrano, un servidor y Demetrio, amigo de Ximo, nos juntáramos a las 7:30 para hacer una nueva edición de la ruta de la horchata.
Salimos de Estivella río abajo, sin salir del mismo llegamos a Gilet donde tuvimos que ingeniárnoslas para salvar un vado de agua sin mojarnos demasiado. Ximo nos propuso una alternativa subiendo por un campo pero no fue mucho mejor.
Después de este pequeño incidente seguimos río abajo, pasamos Sagunto y continuamos hacia la desembocadura. Serrano como siempre dando tirones y Mena asegurando que picaría biela a la vuelta. Yo tampoco quería hablar mucho ya que la fiesta del día anterior no me había dejado en muy buenas condiciones para la práctica del deporte.
Llegamos a la playa del Puerto de Sagunto y ya solamente abandonamos la costa para atravesar el polígono industrial del puerto. Después del polígono nos dirigimos a Grau Vell para retomar de nuevo la orilla del mar. Circulábamos juntos a un ritmo tranquilo. Pasamos junto a la marjal del Moro y de ahí a las playas de Puzol, El Puig y La Puebla de Farnals.
Seguidamente atravesamos la marjal de Rafalell-Vistabella por su senda. Algunas dunas nos hicieron poner pie a tierra. Entre la autovía y el mar llegamos a Port Saplaya donde ya abandonamos la costa para a través del barranco del Carraixet dirigirnos a Alboraya.
Este año, al hacer el recorrido largo a la ida llegamos a la horchatería Panach ya abierta. Almorzamos a base de horchata y fartones y con la tripa llena regresamos a Estivella.
La vuelta la hicimos por el carril bici, en principio a ritmo suave, por poco a poco fuimos apretando. Mena y Paco imponían su ritmo por delante y el resto íbamos por detrás como podíamos. Yo empezaba a notar que la mezcla de la horchata con todo lo que llevaba en la tripa del día anterior tenía pinta de ser una bomba.
Llegados a la cantera Ximo salió de la cueva despues de ir 60 km a rueda. Empezó a apretar y nos puso en fila india. Yo aguantaba como podía, Serrano empezaba a quedarse, Mena y Demetrio conseguían seguirlo y Paco empezaba a dar signos de debilidad.
Llegando a Gilet decidí levantar el pie, el malestar de tripa no me permitía seguir ese ritmo así que por delante siguió Ximo, Mena, Demetrio y Paco. Serrano aun estaba más descolgado que yo y pesar de bajar mucho el ritmo no llegó a contactar conmigo. Finalmente 75 km casi llanos de los cuales los últimos 10 se me hicieron interminables.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: