De vuelta por el Carraixet y el Garbí

6 de julio de 2011 son las 18:00 y por hoy ya he terminado de currar así que decido al igual que el año pasado volver a casa en bici programandome un recorrido nuevo para mi por el cauce del Carraixet y cruzar la Calderona por el Garbí.

Salí de Valencia dirección a Alboraia por el carril bici para llegar hasta el Carraixet. La última vez había subido por el margen norte del barranco, esta vez decido subir por el margen sur donde encuentro mi primer problema. Nada más cruzar las vías del metro, mucho ojo en este punto, ya me toca desviarme de mi ruta inicial. Mucha crisis, todas las obras paradas y cuando decides ir por un camino nuevo siempre te encuentras las únicas obras que hay por la zona. Gracia a que había un tablón colocado sobre una acequia pude salir de allí y no tuve que dar media vuelta.
Pasadas las obras enseguida pude recuperar el margen del barranco tomando un pequeño camino antes de llegar al campo de fútbol de Tavernes. Sigo barranco arriba y el siguiente obstáculo es cruzar la vieja carretera de Barcelona … ¡Cuanto tráfico!, decido descabalgar e irme a un paso de cebra cercano, incluso así poca intención de parar se les veía a los coches. Sigo por el margen sur hasta Vinalesa donde cruzo por una estrecha pasarela al margen norte. De ahí tomo 100 metros de carretera hacia Alfara del Patriarca donde vuelvo a tomar el Carraixet, esta vez caminos de tierra por el interior de cauce. Por estos caminos llego hasta la altura de San Isidro de Benageber donde el barranco sigue hacia la izquierda y yo hacia la derecha para buscar el by-pass.
Hasta el momento era casi todo llano y la media superaba los 20 km/h tirando de plato grande. Cruzado el by-pass me dirijo hacia la zona del Pla de Pavía donde el camino ya empieza a hacerse tortuoso. Empiezan las primeras rampas. Tomo el camino de Comediana dirección a la Mola de Segart donde me encuentro con la peor rampa de todas con más de un 17 %. Se me hace bastante pesada y eso que ahora desde que han arreglado el camino es otra cosa. Continúo por la ladera de la Mola dirección la Malla. En este punto se me acaba el agua. Me había bebido 1 litro y todavía me quedaban unas cuantas rampas importantes. Una vez subida la rampa de la Mallá la cosa se suaviza, pero la sed puede conmigo, el sol aprieta. Sigo subiendo poco a poco hasta por fin coronar. Una vez en el llano del Garbí solo me quedaba dejarme caer por la Frontera hasta casa. Según el valor del IBP la ruta parece fácil, en otras condiciones puede que lo sea.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: