Alrededores de Estivella

9 de octubre de 2011. A las 8:00 nos juntamos Sanchez y yo para hacer una ruta por los alrededores de Estivella y descubrir nuevos caminos o sendas..

El día amaneció bastante fresco por lo que yo salí con un maillot de manga larga encima del de manga corta. Poco duró el frío ya que a los pocos kilómetros ya me sobraba la manga. Salimos río abajo a buscar la subida del lobo y nada más empezar la subida Sanchez pinchó su rueda trasera por lo que nos tocó parar para repararla. Una vez resuelto el percance continuamos ascendiendo aunque no llegamos arriba del todo ya que nos desviamos por otra pista que nos dejaba en la carretera de Segart. Justo en el desvío Sanchez volvió a pinchar, esta vez la delantera. Esta parada además nos permitió ver pasar a los primeros clasificados de la carrera de montaña que se celebraba esa mañana en Gilet.
Reparado el segundo pinchazo continuamos hacia abajo buscando la carretera aunque en este caso en vez de salir directamente, poco antes de llegar abajo nos desviamos hacia la izquierda por una senda desconocida que subía los primero metros y después se hacia hacia abajo y nos dejaba también en la carretera pero un poco más abajo.A continuación tomamos la carretera dirección Segart remontando menos de un kilómetros para tomar un desvío a la derecha. Desde ese punto una pista ascendía hacia el Terrers del Garbí. La pista parecía que estaba en desuso hacía tiempo ya que estaba completamente destrozada. Entre el terreno y la pendiente que superaba en muchos caso el 15 %, fue imposible coronar sin poner el pie en el suelo. La primera parte del descenso se hacía por pista pero de repente la pista desapareció y nos encontramos con una senda. Entre que la senda era un poco complicada y que muy posiblemente, aunque casi en la frontera, estábamos dentro del Parque Natural decidimos bajar un trozo a pie.La parte de abajo ya es más sencilla y por pista empalmamos con la senda de l’Omet que baja desde el Garbí.
Las siguientes subidas fueron por asfalto, la primera la de Casablanca y la segunda la del Castillo de Beselga. Ambas son corta pero muy intensas con pendientes que te hacen apretar los dientes con fuerza. Bajamos por la cantera hacia la zona de el Pla y de ahí tomamos el camino dirección a el Palmeral a buscar un camino que había visto pasando andando. El camino al rato se convirtió en senda pero al rato la senda desaparecía quedando unas pequeñas marcas verdes que parecía que indicaban algo. Decidimos dar media vuelta y volver por donde habíamos subido. En la bajada vi un entradero hacia una caseta abandonada por lo que entré a investigar. Gracias a ello encontramos una bonita y divertida senda que nos dejó de nuevo en el camino de El Pla. Ya era tarde por lo que nos dirigimos hacia Torres Torres para realizar el avituallamiento de rigor.
Después del almuerzo todavía nos quedó tiempo para subir por detrás al castillo de Torres Torres bajando por la trialera que llega a la carretera. De ahí hacia el río y después subimos por el barranquet hacia el Saludaor saliendo de nuevo a la carretera la cual dejamos a los pocos metros para desviarnos a la derecha por la ladera de Les Conques que nos dejaría en casa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: