Alfondeguilla y el Garrut

MIS RUTAS WIKILOC GPSIA BIKEMAP

PERFIL

CRÓNICA

16 de enero de 2011 a las 8:45 nos juntamos Alberto, Ximo, Mena, Mosso, Paco Al., Serrano, Felipe y yo para hacer una ruta rodadora y suave ya que las fuerzas de la mayoría están justas. Al final nos liamos y sobre todo yo lo pagué caro.

La idea era ir hasta Alfondeguilla con la única subida del Collado de la Vella y Aiguamolls y después volver llaneando por La Vall. La ida fue según lo previsto pero ya subiendo el collado de la Vella me di cuenta de que no estaba en condiciones. Por delante coronaron Alberto, Felipe, Paco y Serrano. El pulsómetro no me permitió seguirlos. Por detrás subieron Mena, Ximo y Mosso quien me alcanzó poco antes de coronar pero pegó media vuelta en la cima y regresó a Estivella. Pasando por Aiguamolls tomamos dirección a Alfondeguilla pero antes de salir a la carretera hicimos la pequeña senda de los caballos.

Después de almorzar en Las Cholinas montamos de nuevo en la bici para volver a casa. Después de una larga discursión se decide volver por la senda del Garrut que solo yo conocía. A que mala hora comenté la existencia de dicha senda. La subida al Garrut se me volvió a atragantar. El pulsómetro ya empezaba a echar humo pero conseguí aguantar al medio del grupo.

Comencé yo abriendo la senda. El primer tramo que discurre entre maleza fue divertido y sin muchas complicaciones. Los problemas llegaron en el tramo adoquinado, donde desaparece la maleza, la pendiente aumenta y encima el precipicio asusta. Como complicación añadida estaba el exceso de humedad que hacía que las piedras resbalaran como el hielo. Eso hizo que Felipe, Serrano y Alberto (si, Alberto, lo he escrito bien) acabaran por los suelos en más de una ocasión.

La senda acaba en el vertedero. Para salir de allí existen dos alternativa, la mas larga y suave que es retroceder de nuevo hasta La Vall o subir por el Coll de Asestador más corta pero con una rampa inicial que nos acabó de matar a todos. Sobre todo a mi. Una vez pasado este tramo y oír a Mena gruñir (a mi no me quedaban fuerzas ni para eso) el resto ya fue casi todo llanear con pequeños repechos que a mi me parecían el Angliru. Ni llaneando tipo Verano Azul conseguía que el pulsómetro bajara a valores razonables.

Las próxima más suave y hasta que no vuelva a recuperar la forma no me apunto a una ruta con subidas.

FOTOS

RUTA



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: